Lectura creyente del Evangelio II domingo de Cuaresma



febrero 23, 2015 en Reflexiones


Transfiguration_blochPalabra de Dios (Mc. 9,2-10)

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún  batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro  tomó la palabra y le dijo a Jesús:
“Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una par ti, otra para Moisés y otra para Elías.”
Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube:
“Este es mi Hijo amado; escuchadlo.”
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:
“No contéis  a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.”
Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de “resucitar de entre los muertos.”


MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOS

Busco tu rostro (fe)

A los discípulos les resulta difícil seguir a Jesús. Para ayudarles en ese camino, se les concede una experiencia de resurrección.

¿En qué momentos de tu vida se te hace más difícil seguir a Jesús?

¿Encuentras en este pasaje alguna luz que te anime a superar esas dificultades


Ve y haz tu lo mismo (caridad)

Jesús ha invitado a sus discípulos a “subir” a la altura del misterio para luego “bajar” y continuar viviendo la realidad del camino hacia Jerusalén.

¿A qué montaña has de subir para que te sientas transfigurado por la presencia de Dios?.

 ¿A qué lugares has de “bajar” para continuar por el camino del seguimiento?                           


¡Venga tu Reino!  (esperanza)

Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Este pasaje.

¿Qué motivos te da para afrontar con alegría y esperanza este tiempo de cuaresma?

Lectura creyente del Evangelio I domingo de Cuaresma



febrero 15, 2015 en General, Reflexiones

Desierto2Palabra de Dios (Mc.1,12-15)

A continuación, el Espíritu lo impulsó hacia el desierto, donde Satanás lo puso a prueba durante cuarenta días.  Estaba con las fieras y los ángeles le servían.
Después de que Juan fue arrestado, marchó Jesús a Galilea, proclamando la buena Noticia de Dios.
Decía: Se ha cumplido el plazo y está llegando el Reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio.


MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOS

Busco tu rostro (fe)

El Espíritu es quien empuja con fuerza a Jesús.

¿Qué lugar ocupa en mi vida el Espíritu Santo?

El desierto es lugar de encuentro y de tentación.

¿En qué situaciones de la vida nos encontramos “en el desierto”

¿Cómo percibo la presencia de Cristo en esas situaciones?


Ve y haz tu lo mismo (caridad)

Jesús fue tentado porque asumió en su vida  el proyecto del Padre, el Reino.

¿Cuales son las dificultades (“tentaciones”) más frecuentes que nos amenazan, personalmente y como Iglesia, si nos implicamos en el reinado de Dios?.

 ¿Qué pistas encontramos en este pasaje para hacerlas frente?                           


¡Venga tu Reino!  (esperanza)

Jesús se enfrenta durante toda su vida a la tentación, pero sale vencedor.

¿Qué motivos de esperanza suscita en ti este pasaje?

Oración del grupo de Jóvenes



abril 29, 2013 en Jóvenes, Reflexiones

2013-04-28 21.41.33Desbordantes… así queremos ser y estar. Tener nuestra Fe en el culmen de un vaso… pero no es fácil .. Aunque Jesús no cesa de aparecerse en el mundo de hoy nuestros ojos se  ciegan a sus señales, nuestros oídos no escuchan sus palabras, y nuestro corazón se vuelve débil ante el amor. Sin embargo, también nosotros somos discípulos de Emaus… Y en medio de esas dudas y temores, de ese camino compartido con altibajos, somos capaces de vibrar y notar el gozo de la presencia de Dios en el mundo de hoy. Ese Dios que se hace humano, que comparte un amor en pareja de tres, que sufre con las enfermedades… Ese Dios que día a día nos llena poco a poco nuestro vaso… para poder llegar a ser como Él, jóvenes valientes que quieren evangelizar la Palabra de Dios en la Tierra… hoy.

 

Domingo 27 de enero – Jornada de la Infancia Misionera



enero 27, 2013 en Reflexiones

Ser pequeño no significa ser insignificante. Significa ser alguien especial, querido por Dios y con gran capacidad de Amar. Ser pequeño no significa ser inferior… Significa querer darse por entero y construir alrededor de uno mismo, vida.
Hoy Dios nos quiere demostrar su amor por los que no son grandes cargos, personas famosas o personajes importantes. Hoy Dios se hace hombre una vez más y nos acerca su cariño y su amor por todos y cada uno de nosotros, por las criaturas más pequeñas del mundo, pero capaces de ser las más grandes de la tierra.
Querer a los demás como Dios nos quiso, nos da un corazón grande capaz de amar y de luchar por cada ser que tenemos alrededor, sin contar con nuestro cansancio y nuestras dificultades.
Hoy pedimos a Dios de forma especial, ser como esa flor, esa flor que da fruto a nuestro alrededor. Hoy queremos ser ese miembro del cuerpo, no imprescindible, pero sí necesario, para que el mundo pueda seguir cumpliendo con los planes de Dios. Hoy, queremos ser parte de tu Palabra, y dar cobijo a los pobres y afligidos, libertad y optimismo a los presos ansiosos de una vida mejor, luz y esperanza a los ciegos en este mundo oscuro, y VIDA a aquellos que a nuestro lado, no encuentran razones para seguir adelante.
Que la oración de este domingo de enero, día de la Infancia Misionera, se convierta en un abrazo cálido para esta semana fría, llena de nuevos retos y promesas que cumplir, acercando cada paso de nuestro camino, al Reino que Dios nos promete.