Historia de la parroquia

La parroquia nuestra Señora de las Fuentes comenzó en mayo del 1982, cuando se le encargo a Eusebio Ocaña que la pusiera en marcha.

Pero la tarea no era solo del párroco, sino de todos. En poco tiempo se formó una Junta Parroquial y se consiguió que nos permitieran utilizar un local del Colegio Público “Príncipe Felipe” para celebrar la Eucaristía los sábados y domingos. Empezaron los primeros grupos de Catequesis en los domicilios particulares, y un primer grupo de jóvenes.

local

Al cabo de dos años surgieron dificultades para seguir en el colegio, así que nos movimos al “localcito” en el número 63 de la calle Monforte de Lemos, cedido por la empresa Huarte y Cia. Mientras nos apañábamos con 36 metros cuadrados, la “Operación Ladrillo” iba buscando suscripciones económicas para construir el templo. La parcela estaba localizada, y con ayuda del Arzobispado la compramos. Ahora la Junta tenía que decidir el arquitecto, la empresa constructora y la forma de financiación.

Después de cinco meses en el “localcito” nos movimos a otro local mas grande en alquiler, en el que estaríamos cinco años. Las actividades pastorales se ampliaron. aparecen los grupos de Liturgia, Cáritas y Postcomunión, y se realizan numerosas actividades. Allí vivimos la visita del Sr Cadenal, D. Ángel Suquía, la Primera Misa de Pedro Rodriguez Panzio y la Primera Asamblea Parroquial. Aquel 5 de octubre de 1985 quisimos marcar las líneas pastorales a seguir. Después de un día en la parroquia de Santa María Micaela, las líneas en el campo pastoral quedaban diseñadas: una evangelización, una caridad y una liturgia.

Ahora el objetivo prioritario era la construcción del templo. El Arzobispado nos avaló un préstamo para la obra. Se le encargó el proyecto al arquitecto D. Ángel Sánchez-Vermuy, y al arquitecto técnico D. Jesús Arrellano, ambos miembros de la parroquia. Se eligió a la empresa JURICA para la realización, y fue una buena decisión tanto por el equipo técnico como por la constructora.

p.piedraEl 28 de febrero de 1988, después de celebrar la Eucaristía en el local de la calle Finisterre, presidida por el Obispo Auxiliar de Madrid, D. Francisco Pérez Golfín, nos dirigimos en procesión al solar para bendecir y colocar la primera “piedra”.  En realidad no fue una piedra, sino una caja lacrada que se enterró con los periódicos del día, un ejemplar de las monedas en circulación, y el acta con el nombre del Sr Arzobispo Cardenal de Madrid, D. Ángel Suquía, del Sr. Vicario Episcopal, D. Tomás Juarez, del Párroco, D. Eusebio Ocaña, del Sr Arquitecto, D. Ángel Sánchez-Vermuy, del Sr Arquitecto Técnico, D. Jesús Arrellano, y de la empresa constructora, JURICA. El sueño iba haciéndose realidad.

En la Noche Buena del 24 de diciembre de 1988, celebramos la primera Eucaristía en el nuevo templo, aunque las obras no habían terminado. La afluencia de personas fue tal que no se pudo cerrar las puertas, a pesar del frio, porque el público llegaba hasta la calle.

La consagración del templo se celebro el 3 de junio de 1989 por el Sr Cardenal Arzobispo de Madrid. Fue una fiesta grande, si bien no alcanzó la emotividad de la misa de Noche Buena. Acabamos la celebración tomando unos aperitivos preparados por personas de la Parroquia.

exposicionCasi sin darnos cuenta llegamos a 1992 y la Parroquia cumplió una década. Se inauguró una exposición de los diez años y en la Eucaristía participaron todos los grupos. Se celebró la III Asamblea Parroquial. Se repartieron encuestas sobre la Parroquia. Los objetivos de la Asamblea fue ilusionar a todos los feligreses, unir a los miembros de la 1º etapa y los de la 2º y renovar la vida parroquial.

La alegría  y la tranquilidad de tener nuestro templo ya construido, con todas las posibilidades pastorales que nos daban los distintos locales del complejo parroquial, no duró mucho tiempo.

Cuatro años después de la construcción, una llamada del Arzobispado daba a conocer una sentencia de derribo que obligaba a demoler parte del templo porno haberse aplicado correctamente la Licencia de Urbanismo.

El tema se trató en el Consejo Parroquial de Pastoral, haciendo las consultas pertinentes. Se le pidió a “Estudios Paredes” que hiciera un estudio topográfico, comprobando que habían puesto la linde, la separación de parcela,  4,6 m. dentro de la nuestra. Pero el problema se había politizado demasiado y había muchas voces a favor de la inmediata demolición.

velasMientras los abogados del Arzobispado ponían recurso tras recurso, todos con recurso negativo, la Comunidad intensificaba su oración tratando de ver cuál erala voluntad de Dios. Este espíritu hizo que el comportamiento de la Comunidad fuera ejemplar. El lunes 12 de junio del 2000, empezó un encierro en el templo que duró diez días Fue noticia por lo atípico y sorprendente, ya que reinaba un clima de paz, serenidad y  confianza. En este encierro nos visitaron los Obispos Auxiliares D. Fidel y D. Eugenio, y el Cardenal D. Antonio María y el Vicario Episcopal D. Javier Cuevas.

El 8 de enero de 2007 se celebró la última Eucaristía en el templo. Después se retiraron las imágenes del altar. Un dolor sereno se reflejaba en todos los rostros y todo se desarrollo en un clima de silencio.

campanaDurante dos meses celebramos la Eucaristía en el salón de actos, hasta que nos movimos a un local en la misma calle. Un día vino a visitarnos nuestro Sr Arzobispo-Cardenal, D. Antonio María. Las obras iban a buen ritmo y el 22 de septiembre de 2007 ya celebramos la primera Eucaristía y el día 11 de octubre el Arzobispo de Madrid bendijo el templo en una gran fiesta con representantes del Ayuntamiento y la Diócesis. Trece años después disfrutábamos tranquilos de nuestro templo.

Y por fin llegó el XXV aniversario de la Parroquia. Se optó por una celebración sencilla el 17 de noviembre presidida por el Vicario Episcopal. Después disfrutamos de una paella y se preparó una gran exposición enseñando los 25 años de vida de la Parroquia.

Esperamos que a partir de ahora no volvamos a tener otras dificultades para el desarrollo normal de la vida de la Comunidad.

nuevotemplo