ECOS DEL PAPA FRANCISCO

e1e77c_doctrina-social-de-la-iglesia

“Cuando nos ocupamos de los demás, nos complicamos  más la vida que cuando estamos centrados solamente en nosotros mismos. Estar en medio de la gente no significa solamente estar abiertos y encontrar a los demás, sino también dejarse encontrar. Somos nosotros los que necesitamos que nos miren, que nos llamen, que nos toquen, que nos interpelen, somos nosotros los que necesitamos a los demás para poder participar en todo lo que solamente los demás nos pueden dar. Estar en medio de la gente también significa que cada uno de nosotros es parte de un pueblo.” (2016 Festival de la Doctrina Social)

 “Es inaceptable, porque es inhumano, un sistema económico mundial que descarte a hombres, mujeres y niños, por el hecho de que no parezcan útiles según los criterios de rentabilidad de las empresas y organizaciones. Precisamente ese descarte a las personas comporta la regresión y la deshumanización de cualquier sistema político y económico: los que causan o permiten el descarte de los demás –los refugiados, los niños abusados o esclavos, los pobres que mueren en las calles cuando hace frío o se convierten en máquinas sin alma, aceptando implícitamente el principio de que ellos también, tarde o temprano, serán descartados.

“La principal actitud que puede conducir a una globalización solidaria y cooperativa, es que cada uno, personalmente, no sea indiferente a las heridas de los pobres, sino que aprendan a “con-padecer” con los que sufren por las persecuciones, la soledad, el desplazamiento forzado o la separación de sus familias, con aquellos que no tienen acceso a los cuidados sanitarios; con los que padecen el hambre, el frío o el calor”. (Audiencia a la Global Fundation)

“Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo” E.G.

 “Una auténtica Fe – que nunca es cómoda e individualista- siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra”. E.G.

 “Es indispensable prestar atención para estar cerca de las nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente, aunque eso aparentemente no nos aporte beneficios tangibles inmediatos: los sin techo, los toxico dependientes, los refugiados, los pueblos indígenas, los ancianos cada vez más solos y abandonados, etc. “

 “Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios preguntándonos a todos: “¿Dónde está tu hermano?” (Gn 4-9) ¿Dónde está tu hermano esclavo? ¿Dónde está ese que estás matando cada día en el taller clandestino, en  la red de prostitución, en los niños que utilizas para la mendicidad en aquel que tiene que trabajar a escondidas porque no ha sido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>