Domingo de Pentecostés



mayo 31, 2020 en General

pentecostesPrimera lectura – Hechos de los Apóstoles 2,1-11  «AL cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa donde se encontraban sentados. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse».

Salmo 103 «Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.»

Segunda lectura – Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12,3b-7.12-13 «Hermanos: Nadie puede decir: «Jesús es Señor», sino por el Espíritu Santo. Y hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común. Pues, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Pues todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.»

SECUENCIA DEL ESPÍRITU SANTO: Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequÍa, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno..

Evangelio – Juan 20,19-23 «AL anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos»»

 

( Clic aquí para lecturas )

REZANDO VOY

Horarios de las celebraciones



mayo 31, 2020 en General

Horario recomendados

FIESTA DE NTRA SRA DE LAS FUENTES – Sábado 30 de mayo



mayo 30, 2020 en General

Triduo en honor a nuestra Patrona – viernes 29



mayo 29, 2020 en General

Triduo en honor a nuestra Patrona – jueves 28



mayo 28, 2020 en General

Triduo en honor de nuestra Patrona – miércoles 27



mayo 27, 2020 en General

Miércoles 27 de mayo, reflexión



mayo 27, 2020 en General

27-mayo

¿Somos conscientes que para dar, debe haber alguien que reciba?. ¡Cuánto queremos a las personas que conviven con nosotros¡. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto dejar que nos regalen?.  Pero examinemos también cómo son nuestras dádivas.  Es muy fácil regalar a alguien que lo necesita. ¡Qué bien nos sentimos¡ pero es posible que hayamos realizado una buena obra, desde la superioridad. Sin embrago, qué difícil es alegrarnos de los triunfos o de los dones de los demás, cuando nos superan. 

LA CARIDAD debe ser siempre el verdadero sentido del DAR Y RECIBIR CRISTIANO. Consiste en amar tanto a las personas, que les deseas lo mejor, incluso por encima de ti mismo. Por eso, también es necesario dejarse amar … ya que así los demás, podrán experimentar la dicha que se siente cuando se vive LA CARIDAD.  Más aún, recibiendo también se está siendo caritativo, porque se entrega, e incluso más, que cuando somos nosotros los que damos.

Normas de acceso al templo



mayo 23, 2020 en General

La Ascensión



mayo 23, 2020 en General

laAscensionPrimera lectura – Hechos de los Apóstoles 1,1-11  «En mi primer libro, Teófilo, escribí de todo lo que Jesús hizo y enseño desde el comienzo hasta el día en que fue llevado al cielo, después de haber dado instrucciones a los apóstoles que había escogido, movido por el Espíritu Santo. Se les presentó él mismo después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios. Una vez que comían juntos, les ordenó que no se alejaran de Jerusalén, sino: «aguardad que se cumpla la promesa del Padre, de la que me habéis oído hablar, porque Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo dentro de no muchos días». Los que se habían reunido, le preguntaron, diciendo: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino a Israel?». Les dijo: «No os toca a vosotros conocer los tiempos o momentos que el Padre ha establecido con su propia autoridad; en cambio, recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que va a venir sobre vosotros y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y “hasta el confín de la tierra”». Dicho esto, a la vista de ellos, fue elevado al cielo, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Cuando miraban fijos al cielo, mientras él se iba marchando, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que ha sido tomado de entre vosotros y llevado al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse al cielo».

Salmo 46 «Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.»

Segunda lectura – Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1,17-23 «Hermanos: El Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, e ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder en favor de nosotros, los creyentes, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, poder, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no solo en este mundo, sino en el futuro. Y «todo lo puso bajo sus pies», y lo dio a la Iglesia, como Cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que llena todo en todos.»

Evangelio – Mateo 28,16-20 «En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos.»

Reflexión de nuestro párroco emérito Don Eusebio

 

( Clic aquí para lecturas )

REZANDO VOY

Domingo VI de Pascua



mayo 17, 2020 en General

17-domingoQué distinto es vivir nuestras alegrías y penas sólo que acompañado. Pero también resulta llamativo descubrir a lo largo de esta vida, QUIÉN ESTÁ AHÍ Y QUIÉN A VECES FALLA. Menos mal que hay uno que siempre estará y sobre todo con quien más lo necesite.

Dios es incapaz de dejarnos ni un segundo …, aunque no le veamos o no le sintamos, SIEMPRE ESTÁ PENDIENTE, cómo esos padres que no son capaces de dormir hasta que su hijo llega de la fiesta nocturna. Dios  disfruta con nuestros gozos, y sufre con nuestras angustias, miedos y miserias.

AUNQUE NOSOTROS NO QUERAMOS SABER NADA DE ÉL, ÉL NUNCA DEJARÁ DE LLAMAR A NUESTRA PUERTA.

Reflexión de nuestro párroco emérito Don Eusebio